TastyRules

Food Blogger

El Kéfir, un alimento probiótico

Kéfir de leche
Kéfir de leche
Que ganas tenía de hablaros de mi hongo curativo/digestivo… el kéfir! Se trata de un hongo que fermenta en la leche. Produce una bebida probiótica, originaria de la región del Cáucaso.
Hay tres tipos de kéfir, el de leche, el de agua y el de té. Yo os voy a hablar del de leche que es el que yo consumo. Lo recomendable es tomarlo todos los días.
Kéfir de leche

Principales propiedades del Kéfir

El kéfir mejora la capacidad de asimilación de los alimentos
El kéfir regula el tránsito intestinal
El kéfir fortalece las defensas frente a infecciones víricas o bacterianas
El kéfir reduce los niveles de colesterol
El kéfir regula la presión arterial
El kéfir reduce el riesgo de contraer cáncer de colon
El kéfir tendrá un efecto más laxante cuanto más suave esté (recomendado 24 horas, mínimo). Sin embargo, a partir de un día, cuantas más horas lo dejemos sin colar, tendrá un efecto más astringente.

Proceso de elaboración del kéfir de leche

Lo primero de todo, a pesar de todas sus bondades, también quiero resaltar que es un producto muy delicado. Así que si notáis que cambia de color, olor o textura no lo toméis porque probablemente algún punto de la cadena de mantenimiento se haya roto y no estará bueno e incluso podría llegar a ser perjudicial.
Dicho esto, ahí vamos con las técnicas de elaboración:
1. Vierte los nódulos de kéfir en bote de cristal
2. Vierte leche (de vaca, cabra u oveja) sobre ellos hasta cubrirlos. Hay quienes dicen que se debe hacer con leche entera, la verdad es que yo uso desatada porque es la que consumo en casa y también me sale bien, simplemente se queda algo más diluido. Mi consejo, utiliza la leche que generalmente uses.
3. Tapa el tarro y déjalo reposando durante 24 horas. Durante este tiempo hay que mantenerlo protegido de la luz. Yo lo tapo con un paño o lo puedes meter en un armario.
4. Pasadas las 24 horas, hay que colarlo. En este momento es muy importante que uses materiales que NO sean de metal. Yo tengo colador y cuchara de plástico.
5. Ahora ya tendrás listo, por un lado los granos de kéfir y por otro la bebida.
6. La bebida ya se puede tomar. Si no la vas a beber en el momento, es mejor conservar en el frigorífico.
7. Con los granos vuelve al paso nº1, verter en el bote de cristal.
Una vez a la semana hay que limpiar el kéfir. Ese día, una vez que hayas conseguido la bebida, echa los granos en un poco de agua mineral (preferiblemente, que no sea del grifo) y lo tienes que colar otra vez, repite este paso dos veces. Luego, lava el bote de cristal también con agua mineral y luego lo secas bien. Ya podrás echar tus granos de kéfir al bote, añadir la leche y seguir el paso nº1.
Si quieres para el proceso de creación de esta bebida, puedes congelar los nódulos de kéfir durante el tiempo y las veces que quieras. Cuando lo quieras volver a activar, simplemente tendrás que descongelarlo (preferiblemente en el frigorífico) y después comenzar con el proceso normalmente. Te recomiendo que la bebida de kéfir de los dos primeros días después de su descongelarlo no te la tomes. A partir, del tercero, como si nada!
Kéfir de leche
Kéfir de leche
Kéfir de leche
Kéfir de leche

¿Sabéis que el kéfir tiene un principio de solidaridad?

Sí, es muy curioso, pero los nódulos de kéfir no se suelen comercializar. Generalmente los consigues porque alguien te lo ofrece o regala. Esta es la cadena por la que me llegó a mí. Mi tía se lo ofreció a mi madre y mi madre a mí. En mi caso, de momento, todo queda en familia!

Anuncios

5 comentarios el “El Kéfir, un alimento probiótico

  1. Rebeca
    junio 6, 2014

    Me tendrás que dar más detalles Lidia cuando vuelva a España. Ahora no puedo hacerme con uno porque no puedo cuidarlo…
    Pero gracias por compartirlo!!!

    🙂

  2. Alberto
    junio 6, 2014

    Eiii!!!
    Tiene un aspecto un poco extraño, pero tal vez me lance a probar! jejeje

    • tastyrules
      junio 9, 2014

      Pruébalo! No te fíes sólo por la vista 🙂 Un besito!!

  3. Angie
    junio 28, 2014

    Yo conseguí el hongo hace años cuando trabajaba en un herbolario de dependienta. Me duró mucho pero al final el pobre se puso malo. Ahora estoy buscando alguien generoso que quiera compartirlo 🙂

    • tastyrules
      junio 30, 2014

      Claro que sí, hay que volver a los buenos hábitos. Yo ahora mismo lo tengo congelado porque con todo esto de las vacaciones de verano… entre idas y venidas no lo podía cuidar como se debe!
      Un besito!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en junio 5, 2014 por en Vida Sana y etiquetada con , , , , , , , .

Twitter

Instagram @tastyrules

Se ha producido un error al recuperar las imágenes de Instagram. Se volverá a intentar en unos minutos.

A %d blogueros les gusta esto: